Cada vez que das tu whatsapp o Facebook, arriesgas tu privacidad

Nunca he sido de las mujeres que conocen a hombres por Internet y mucho menos, de las que se atreven a salir con ellos o andar cogiendo con ellos. Pero esta vez, fue diferente. Él me atrajo por su singular físico; parecían miles de imágenes e historias plasmadas en ese tono pálido de su piel, casi blanco, en todo su cuerpo. La forma delineada tan perfecta de su boca, con su labio inferior más grueso que el superior. Eso siempre me ha excitado.  La verdad es que tan solo sus fotos, me hacían desearlo y quererlo conocer en persona a la brevedad. Nos escribimos durante semanas. No quería que viera mi lado tan perverso y sucio que moría por ser explotado por él, tan rápido. Quería que me deseara tanto como yo a él hasta el día que finalmente nos conociéramos.  Y así fue. El día que quedamos en vernos, desperté muy temprano. La verdad es que no pude dormir casi esa noche. Me había desvelado viendo mi pagina de porno favorita, irónicamente una que él me había recomendado. Me había logrado quedar dormida  después de haberme tocado y acariciado mis partes más intimas por un largo rato.  Como resultado,Continuar leyendo »

Hola a todos, mi nombre es Mari, y os quiero contar mi primera experiencia en un club liberal. Nunca imaginé que yo misma escribiría y compartiría con los lectores algo así, mis experiencias sexuales en un club liberal, pero la vida da muchas vueltas y lo estoy haciendo ahora mismo, esta historia de sexo es totalmente real y la protagonista soy yo. Soy una mujer casada, tengo 41 años recién  cumplidos, 1.60 de estatura, castaña, con melenita, dicen que muy guapa y atractiva. En cuanto a mi cuerpo, tengo una talla 100 de tetas, con pezones oscuros, culo bien puesto redondito y coñito depilado. Mi marido Juan, 39 años, un hombre amable, afable, 1.70 de estatura, y una dotación media, guapo y muy juguetón en la cama y fantasioso. Somos una pareja del Levante español, donde el sol brilla la mayor parte del año, estuvimos 8 años de novios y ahora llevamos 5 años casados. Yo siempre fui la típica chica atractiva, sexy, siempre he vestido muy sexy, vestidos escotados y cortitos, minifaldas de todo tipo y corpiños, blusas escotadas… en fin, siempre ha sido mi forma de vestir, no por llamar la atención, sino porque me veía bien conmigo misma. EsaContinuar leyendo »

Algunos dirán que se trata de un relato erótico de sexo duro, otros dirán que es una fantasía oscura de sexo. Sin embargo, solo quienes somos capaces de adentrarnos en las profundidades del alma y de la mente sabemos que es mucho más que sexo duro o prácticas morbosas. En ocasiones, los demonios más sádicos del averno me visitan. El odio y el hastío que me provoca la inmundicia humana hacen que, de repente, mis más oscuros pensamientos salgan a flote con la seria intención y necesidad de dejar huella en mí…y en quienes me rodean. Ella lo sabe, y le gusta. Su agradable rostro tiene la facultad de encerrar la más perversa de las miradas, el más oscuro de los vicios y el más negro de los universos. Es una lucha constante, donde ella pretende sumergirse en los rincones más recónditos de mi mente, pero mis demonios no emanan por voz y orden de nadie. Ni siquiera el dulce susurro de la mismísima Perséfone sería capaz de gobernar sobre ellos. Aquella noche me esperaba feliz, cómodamente sentada en el salón mientras leía. Verla feliz no le pareció correcto a los seres que habitan en mí. O tal vez sí,Continuar leyendo »

Os quiero contar un nuevo relato erótico de experiencias sexuales con mi mujer. Concretamente en este relato porno os quiero contar la primera vez que hice un trío con mi mujer, vez en la que me di cuenta de que mi mujer es bisexual. Efectivamente, desde hacía un tiempo yo quería hacer un trío con mi mujer, pues cada vez que veíamos vídeos porno notaba cómo lo que más le gusta a ella son los tríos en los que dos mujeres se devoran mutuamente mientras un tío afortunado tiene para él solito seis agujeros a los que rellenar sin ningún tipo de limitaciones. No obstante, de ver películas porno a hacer un trío va un abismo, por lo que me costó un tiempo convencer a mi mujer. Por fortuna, Maite y yo somos muy liberales, nos gusta tanto el sexo hardcore, como el sexo anal, oral, en público… Sinceramente, desde que me confesó una infidelidad, ha accedido a hacer todo lo que le he pedido, aunque eso de proponerle un trío mujer, hombre, mujer no iba a ser sencillo, pues mi temor era que pensase que ya no la quiero o algo así. Sin embargo, después de unas semanas deContinuar leyendo »

Me encantó verte, gracias por darme el mail y poder seguir en contacto. Me gustó mucho tu novia, muy maja. Sé que cuando dijiste que te contase con pelos y señales todo lo que me ha pasado desde que dejamos de estar juntos, no te referías a cosas banales, sino a sexo, sexo y sexo, en fin, sé lo que tienes en la cabeza constantemente, pues estuve contigo mucho tiempo. Vamos al grano. Como dirían los antiguos, yo sólo te tuve a ti como hombre hasta que nos separamos. Sólo te probé a ti, como te gustaba decir a ti, sólo probé tu “rabo”. Al que adoraba, por cierto, al principio de mi soledad echaba muchísimo de menos tenerlo dentro de mí, dentro de mi boca, adoraba su olor, su sabor, todo. Pasado un tiempo de pura agonía de dolor, en un viaje a Madrid por trabajo decidí contratar un scort que me quitase mi necesidad de sexo. Contraté una habitación doble y por internet conseguí el tf de un negrito al que ponían por las nubes sus clientas, le llamé y quedé con él antes de ir al hotel, le contraté la noche entera, un pastón. Apareció muy eleganteContinuar leyendo »