Cada vez que das tu whatsapp o Facebook, arriesgas tu privacidad

Queridos lectores y lectoras,como adelanto de mis próximos relatos,que el primero ya lo tengo a punto de caramelo para mandarlo a Revisión,Titulado EL PRINCIPIO DEL CAMBIO,que espero no os lo perdáis. Os mando este relato corto,que disfrutamos mi rubia y un servidor este viernes pasado.Por ultimo os pediría que por favor me mandaseis vuestras opiniones,de si os gusta o no,de si habéis tenido experiencias similares,o de lo que os de la real gana. Ayer viernes,por fin después de ocho meses de vicisitudes por la rotura casual de mi humero izquierdo a ras de la bola que se une al hombro,y después de que me tuvieran que poner una férula,y después de ocho meses me la acaban de quitar porque mi cuerpo la rechazaba con infección tras infección. Ayer me trasmitieron por fin que las muestras que me tomaron en la operación eran negativas,y no sabéis lo contento que me puse,me puse tan contento que por la tarde idee un plan para hacérselo pasar a mi mujer bomba,y así sucedió. No se porque os cuento esto porque cada vez veo mas apagada nuestra preciosa región en la cuestión que nos acontece,nadie sabe con seguridad donde hacer dogging con garantías,no hay parejasContinuar leyendo »

Relato erótico: Cuerpo de sirena, dulce mujer de ojitos celestes, hoy te he soñado como nunca, recordando en silencio tu cuerpo desnudo de curvas apetecibles, que solo verlo me excita en demasía. Tu piel blanca, fina, suave, tus pechos hermosos, adornados de pezones duros y paraditos que esperan ser besados, chupados, mordidos y acariciados sin pausa. Y acaso mi recuerdo te llama, porque aún siento el sabor de tu piel en mis labios, labios que recorrieron la curvatura de tu vientre, descendiendo para colocarme entre tus piernas y encontrarme con tu tesoro cálido, que, ante mí, se abrieron como una flor destilando el rocío más sabroso. Y cómo no sentirme estando ahí, entre tus piernas; sediento de ti, de tus jugos, de ese bálsamo tan exquisito y embriagador que brota como manantial. Te movías sin control, bailabas sobre mí, saltando, gimiendo acompañado de temblores y espasmos, mientras te hundía centímetro a centímetro mi miembro entero. Hasta que al fin, en un momento de éxtasis final, agitada, acalorada y húmeda dibujaste en tu rostro una sonrisa que me decía que querías más… No podía evitar tomarte otra vez, entonces deslicé mis dedos en tu espalda, besándote despacito muchas veces, impregnándote mi olor,Continuar leyendo »

Conocí a Isabel en un chat de sexo gratis, en el cual estuvimos muchos días hablando y hablando hasta altas horas de la noche para así conocernos mejor. Hasta que no la vi, de verdad no sabía la clase de mujer que era, cariñosa, amable, sensual, etc. Una vez que nos conocimos mejor ya que por el Skype solo nos veíamos la cara, nunca pasamos de eso, jamás ni ella ni yo fuimos más allá. Creo que nos pudo el respeto, eso sí hablábamos algunas veces de nuestras fantasías sexuales, pero de ahí no pasábamos. Isa es especial, de Barcelona, cuerpo de atleta, pechos grandes, rubia con ojos verdes, preciosos, alta 1,80 y unas piernas increíbles la verdad y un culazo formidable, vamos una mujer de bandera, yo le pongo no un 10… una M.H. (matrícula de honor). Un fin de semana decidimos quedar en Barcelona, yo vivo en Madrid, y alquile una casa rural en un pueblecito muy bonito. Llegó el día y cogí la nacional dos rumbo a Barcelona y en unas horas estaba allí, quedamos en la puerta de la Sagrada Familia para el que no la conozca es una catedral de Barcelona, no tuve duda de quiénContinuar leyendo »

Hace un día precioso, prístino y diáfano como la curva de tu espalda. Apenas se mueve una brizna de aire entre las dos piezas de la cortina que me oculta. Quizás ella podría vislumbrarme desde la acera si adivinara lo que estoy haciendo. Estoy seguro de que no le gustaría y eso hace nacer en mi interior ansias de venganza. Cuántas veces habré sitiado esa fortaleza… La hembra inexpugnable, invencible, distante, inquebrantable. Tenía que ser tu mejor amiga, son cosas que dicta el destino. Estate quieto. Apenas un murmullo sólo a mí destinado, mientras ella pregunta si irás hoy a la peluquería. Al principio me lo pienso, pero se hace difícil renunciar a las amplias curvas de tus posaderas, nada disimuladas por las braguitas blancas. La charla sigue. Tú apoyada en el alféizar de la ventada y ella cambiando el peso del cuerpo a uno y otro lado, en la acera. La miro, oculto tras la cortina, mientras los dedos siguen el contorno cálido de tus nalgas. Sueño el cuerpo de abajo mientras recorro con los dedos el que descansa justo delante de mi entrepierna, donde la temperatura sube rápidamente haciendo nacer volúmenes que antes no existían. Pero qué pesaditoooo… MeContinuar leyendo »

La conocí una tarde soleada en la que nada hacía presagiar la futura sesión de sexo intenso que tendríamos. Aquella tarde, el sol enviaba ya inclinados sus rayos de color dorado-atardecer, pintando todo aquello que me rodeaba con su brillo semejante al del oro, realzando toda belleza y contrastando la vivacidad de todas las flores que en maravillosas maceteras estaban ubicadas por todas partes. Las flores estaban dispuestas de muchas maneras. Algunas colgaban desde las vigas de los toldos de madera que protegían las mesas de los cafés. Otras habían sido colocadas sobre el suelo, formando senderos entre espacios, y otras, en pequeñas macetitas sobre las mesas, daban un acento a cada rincón dando paz a mi atribulado interior. Ahí estaba ella, sola, sentada a una mesa cercana a la mía. No sabía cómo no la había visto antes, porque era inevitable que la viera. Pero después comprendí que ella no había competido con la belleza de su entorno. Más bien su hermosura encajaba en perfecta armonía con la de aquel encantador lugar. Viéndola maravillado, recorrí con mi vista todas las imágenes que me rodeaban, y volviendo a verla en el preciso instante cuando mis ojos se posaban nuevamente enContinuar leyendo »