Pincha en los anuncios y contribuye al mantenimiento de SexoEscrito.com

La princesa y la señora de sesenta y tantos años [[[ 1 ]]] Sin duda alguna me arrepiento de lo sucedido. A consecuencia de ello he sufrido castigos tanto físicos como morales. Pero cuando recuerdo con detalle ese momento, no puedo evitar tocarme. Mi nombre es Nancy McAllister. Tengo 28 años y vivo en Denver. Hace mas de cuatro años que estoy casada con un exitoso abogado. En los últimos años nuestra economía se ha visto bastante bien remunerada, y es por ello que hace poco más de dos años nos mudamos a un hermoso barrio privado a las orillas de la ciudad. El lugar se llama chester hill. Y es un lujoso conjunto de casas de estilos extravagantes. Aquí me he sentido como una Reyna. La casa cuenta con dos pisos de techo alto. Varias recamaras y baños lujosos. El patio trasero es muy bello y cuenta con una espaciosa piscina. Por todo esto, no cabe duda que de la vida que me da mi marido no me puedo quejar, y para redondear el asunto, de él tampoco. Él es un tipo bastante bueno. Es guapo a su manera. Formal, alegre, educado y me parece que no tengo dudasContinuar leyendo »

El plan era perfecto. Las obras en la oficina habían dado la excusa para colocar aquel pequeño escondite en la oficina de tu jefe. A la hora acordada, me cuelo en ese pequeño rincón y observo a través del espejo falso, listo para el espectáculo… Tu jefe está sentado en su silla según entras. No puedo dejar de admirarte, andando sobre tus tacones, meneando ese culito perfecto dentro de tu falda negra de tubo, mientras tus tetas están solo retenidas por tu blusa blanca, ligeramente abierta, mostrando ese maravilloso escote. Dejas unos papeles sobre la mesa, echando tu culito hacia atrás, haciendo que tu jefe no pueda sino percatarse de su maravillosa forma. Te acercas un segundo al espejo, con la excusa de atusarte el pelo. Aunque no me veas, sabes que estoy al otro lado, observándote. Desde detrás del cristal de tus gafas de bibliotecaria me echas esa mirada de loba en celo que tanto sabes que me pone y relames tus labios. Comienza el juego. Tu técnica es admirable. Con la excusa de que te enseñe cómo hacer un Excel, te acercas más a él. Sabes que te ha mirado anteriormente, que ha posado su mirada sobre tusContinuar leyendo »

Hola, os quiero contar una experiencia que tuve hace unas semanas porque no sé qué pensar. Se trata de una escena que presencié en un autobús de línea, cuyo recorrido tarda sobre una hora o así.

A mí siempre me ha gustado el porno y leer relatos subiditos de tono, pero nunca ha sido un pervertido ni nada de eso. Nunca he ido por las playas mirando a ver si pillaba a alguna parejita follando, ni he espiado en los WC’s femeninos ni nada por el estilo.

Hola, mi nombre es Lucía, y soy una chica Venezolana que lleva en España viviendo ya más de ocho años. Soy morena, con pelo negro y piel oscura, pero no soy mestiza. Lo que más me gusta de mí es mi culo, aunque gracias a dios no ando mal de delantera, ^^

Os quiero confesar que me gusta que me miren, pero sobre todo me gusta ver cómo los hombres se muestran confusos cuando logran adivinar que no uso braguitas, ni culots ni tangas…me gusta ir ligerita de ahí abajo, menos cuando tengo la regla.