Si compartes SexoEscrito.com entre tus contactos, ¡ligarás más!

Sexo con la practicante después de la oficina


  • Hola amigas y amigos. Aquí estamos de vuelta contándoles cómo tuve sexo con la practicante ESTHER ese día después de la oficina.

    Ella salió a las 5:00. Como saben, por ser practicante no se puede aprovechar uno de su horario de trabajo. Ese día, yo salí a las 7:00 de la oficina con rumbo a su casa, pase comprando unos preservativos por aquello de la seguridad y pasé a buscarla. Al estar fuera de su casa, le avisé y no tardó en salir: wawwww qué hermosa! Había salido con un vestido negro tallado a su hermoso cuerpo, tacones altos y maquillaje perfecto. En ese momento me la quería coger en el carro.

    Sexo con la practicante en un motel

    Entró al carro y me preguntó que adónde íbamos, yo le respondí todavía en estado de shock que la quería llevar a un lugar privado donde nadie nos interrumpiera, a lo que ella accedió.

    La llevé a un motel que queda en las afueras de Tegucigalpa por la carretera del sur, entramos al cuarto mientras yo no me aguantaba las ganas de hacerle el amor… Nos empezamos a besar de manera tan apasionada que ella gemía en cada beso mientras mi lengua se unía con la de ella… poco a poco fui bajando hacia sus pechos bajando si brassier y succionando esos ricos meloncitos, apretándolos y mordiéndolos mientras ella me decía que no parara de hacerlo.

    La acosté en la cama y le quité completamente su vestido; qué hermosura de mujer, viéndola solo con su cachetero de encajes color negro, mostrando sus curvas y sus pechos sin que nada la tapara… me abalancé sobre ella y empecé a besarle sus labios, su cuello y sus pechos mientras mi mano bajaba y la metía por debajo de su ropa interior y sintiendo su cuquita totalmente depilada y sobre todo mojada.

    Me bajé a su cuquita quitándole su cachetero y le empecé a hacer un oral con unas grandes ganas saboreando sus jugos vaginales, su cuquita era chiquita bien formadita pero resaltada wawww. En ese momento tuvo un orgasmo solo haciéndole sexo oral, al terminar ella me dijo que le tocaba que quería saborear esa verga y sentir mi leche en su boca. Me desvistió y me practicó una mamada como nunca nadie me la había hecho, de tal forma que hizo que acabara en su boca en cuestión de minutos.

    Después de eso nos relajamos tomándonos unas cervezas para recuperarnos, nos acariciamos y por fin pude penetrar esa hermosa cuquita que estaba tan apretadita: primero hicimos el misionero, luego estuvimos de lado con su pierna abrazada por mis brazos haciendo apoyo para bombearla con más fuerza, luego ella se colocó de perrito y me dijo que era la posición que más le gustaba, ver esas nalgas, ese culo y esa cuquita que sobresalían por atrás me hizo darle con unas grandes fuerzas logrando que ella tuviera su segundo orgasmo mientras yo buscaba terminar y llenarle su cuquita de semen ya que tanta fue la excitación que dejé los preservativos en el carro, terminamos saciados y complacidos, nos fuimos a duchar con agua caliente, nos besamos y en el baño me hizo otra mamada increíble.

    La fui a dejar a su casa y desde ese día hacemos cada vez que podemos más locuras que con gusto compartiré con ustedes en nuevos relatos porno teniendo sexo con la practicante.

     

    Sexo con la practicante después de la oficina
    Vota este relato

    2 thoughts on “Sexo con la practicante después de la oficina”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *