Cuida tu privacidad, no facilites tu verdadera identidad

Relatos XXX: el placer de desvirgar


  • He podido acomodarme entre las piernas de mujeres jóvenes y vírgenes, y así desvirgar a muchas de ellas. Cuánto más joven, más crece la expectativa de una deliciosa velada.

    La excitación que llevó a Carolina a mi cama se fue acumulando por causa de su sensualidad.

    Del placer de desvirgar y ser desvirgada

    Ya la habían manoseado muchos desde hacía tiempo. Le habían metido la mano bajo su calzón y le habían restregado sus núbiles pechos en madrigueras improvisadas entre los arbustos de solares baldíos.

    Había tenido la sensación de besarse, si bien torpemente, con enlace entre lenguas y la sensación de saliva ajena en la propia boca. Había sentido los besos e inexpertas caricias de otra mujer en la intimidad.

    Había invadido la santidad del dormitorio de su madrina para dejarse manosear por mí, y había sentido lo que se siente cuando un hombre experimentado besaba sus pechos. Esa excitación, poderosa, la llevó semidesnuda a mi cama, pero es el instante mismo de la penetración lo que queda grabado como placer sublime e inolvidable.

    Poco placer existe tan delicioso, si acaso existe, como sentir el glande asomarse a la entrada de una gruta vaporosa y caliente, sudada de néctar de amor, la calidad espesa de ese jugo bendito y la sensación en el pene al frotarla recorriendo a lo largo aquel conducto destinado a albergar una verga dura y agrandada.

    Sentir la resistencia a la presión inicial a esa cuevita inspira la mayor ternura y deseo por hacer las cosas bien. Entrar despacito mientras se siente la intensa agitación de su respiración y los jadeos acelerados en su voz; observar su rostro sin perder la concentración y encontrar sus ojos cerrados y una expresión que no indica con claridad si es placer, dolor, perdición… crea de por sí otra oleada de maravillosas sensaciones.

    Sí, esa resistencia inicial al desvirgar es inolvidable.

     

    Relatos XXX: el placer de desvirgar
    5 (100%) 1 vote

    4 thoughts on “Relatos XXX: el placer de desvirgar”

      1. ¿Algunas no están interesadas en un acto romántico para desvirgarse? ¿Lujuria a secas? Experiencias traumáticas también ocurren. Sí, de todo he visto, y me diste ideas para seguir escribiendo sobre el tema. Gacias

      2. Yo creo que la primera vez debe ser algo romántico ya que no es “sexo” lo que realmente se va a practicar si no más bien hacer el amor, No creo que se pueda considerar “sexo” a una primera vez. Por norma general, aunque no siempre, a las chicas suele causarle molestia y por eso la situación quizás debe ser más tranquila y relajada.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *