Pincha en los anuncios y contribuye al mantenimiento de SexoEscrito.com

La profesora particular


  • Hola a tod@s, este es mi primer relato erótico y aunque sea un novato espero que les guste esta historia de sexo en la que me follé a mi profesora particular.

    Mi nombre es Andrés y esta historia comienza hace unos años. El inicio del curso fue bastante difícil ya que yo al ser un estudiante mediocre me costó adaptarme debido al alto nivel que hay por lo que mis notas fueron bastante decepcionantes y mis padres me buscaron a mitad de curso una persona que me ayudara a sacar el curso.

    Después de hablar con varias personas al final nos decantamos por Anna había sido anteriormente la profesora de un amigo y que él mismo nos recomendó. La llamamos y acordamos el precio y las horas que haríamos a la semana.

    Y unos días después empezamos con las clases y cual fue mi sorpresa cuando llegó, la vi y me quede impresionado al ver su aspecto. Era una chica morena de unos 24 años, ojos marrones, 1,67 y muy guapa así que me costaría un poco prestar atención al principio. Después de saludarnos y todo empezamos con la clase, al ser la primera clase yo le explicaba como funcionábamos en cada clase.

    La siguiente clase la dedicaríamos a lengua pero durante la clase me comencé a fijar en sus pechos, llevaba una camiseta ajustada que me permitía apreciar perfectamente su forma y tamaño que a pesar de no ser muy grandes eran esbeltas y con una bonita forma. Debido a esto mi mente se aisló pensando en su perfecto cuerpo y lo que haría con él por lo que en es clase no preste mucha atención y al terminar tuve que ir a hacerme una paja a su salud.

    Pasaron las clases y con ellas las pajas que me hacía pensando en su culo y sus tetas y además empezaba a llegar el calor por lo que un día llegó con una camiseta con un escote que no dejaba mucho a la imaginación y que hizo que durante la clase se me fueran los ojos y aunque ella me pilló hizo como si nada y continuamos. Al terminar se marchó y yo como sabía que mis padre no llegarían hasta la hora de cenar me masturbé sus tetas en mi mente.

    Cuando faltaban unas semanas de curso vino un día con esa misma camiseta, pero debido a que cada vez tenía mas ganas de follarme a mi profesora se me fueron los ojos demasiado, a lo que Anna me dijo:

    A-Nos estas a lo que tienes que estar eh-

    Y-Lo siento Anna estaba distraído-

    A-Llevas tiempo distraído mirándome las tetas-

    Y-Lo siento mucho-

    A-No tienes por que pedirme disculpas, es normal en tu edad pero deberías prestar atención a la clase, a si que atiende-

    Después seguimos con la sintaxis el resto de la clase y al terminar y mientras guardaba sus cosas me preguntó:

    A- ¿Tanto te gustan que llevas meses mirándome las tetas?

    Y- Es que son muy bonitas-

    A-¿Y no tienes novia con la que aliviarte?

    Y- No- En ese momento la tenía ya muy dura

    A- ¿Así que te masturbas no?

    Y-Si-

    A- Y te gustaría tener buenos recuerdos para tus pajas?

    Y-Me encantaría-

    Tras esto se levantó y se quitó la camiseta mientras yo observaba atónito. Se sentó encima de mi y me besó mientras yo le tocaba esas tetas con las que tanto había soñado. Sin pensarlo pe puse a lamerlas y besarlas mientras ella soltaba pequeños gemidos y me decía:

    A- Que ganas tenía de hacer esto-

    A continuación se levantó y me dijo que me quitara los pantalones que me iba a hacer un buen trabajito. Yo muy obediente lo hice y ella se agachó y con su mano derecha me la agarró mientras  se metió la punta en la boca, empezó a pajearme con su mano y a la vez su lengua me hacía maravillas. Estaba en la gloria y ella lo sabía así que siguió hasta que la avise de que me corría. Ella paró y se quitó sus pantalones y sus bragas, me dijo que era mi turno, así que fuimos al sofá donde ella se tumbó con las piernas abiertas y yo me puse a la altura de su coño donde introducí mi lengua y la empece a mover mientras escuchaba sus gemidos de placer.

    Con mi lengua y mis dedos conseguí que se corriera y nada más terminar se levantó de un  salto para alcanzar su bolso del cual sacó un preservativo que me puso rápidamente. Tras esto me acosté y Anna se tumbó sobre mí y se metió mi polla poco a poco hasta que entró toda y se empezó a mover, las embestidas eran rápidas y contundentes y tras un rato nos levantamos y me dejó a mi darle, asi que se arrodilló en el sofá y yo me puse detrás hasta que note que ella se corría momento que me puso a mi más que a mil de caliente y provocó que descargara mi semen.

    Acabamos en el cuarto de baño donde tiré el condón, no sin antes tomar Anna parte de mi leche y probarla, después me dijo que tenia ganas de hacerlo conmigo ya que se le ponia caliente que la mirara todas las clases.

    A partir de ahí las clases fueron mucho más interactivas hasta el punto de llegar a dar la clase desnudos una vez.

    Poco tiempo después dejé las clases de mi profesora particular, pero seguimos follando de vez en cuando.

    Espero que les haya gustado este relato erótico sobre mi profesora particular, y si quieren saber algo más, escríbanme

    La profesora particular
    3.5 (70%) 2 votes

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *