Únete a nuestro Twitter ¡y ponte todavía más caliente!

Relato erótico: Cuerpo de sirena, dulce mujer de ojitos celestes, hoy te he soñado como nunca, recordando en silencio tu cuerpo desnudo de curvas apetecibles, que solo verlo me excita en demasía. Tu piel blanca, fina, suave, tus pechos hermosos, adornados de pezones duros y paraditos que esperan ser besados, chupados, mordidos y acariciados sin pausa. Y acaso mi recuerdo te llama, porque aún siento el sabor de tu piel en mis labios, labios que recorrieron la curvatura de tu vientre, descendiendo para colocarme entre tus piernas y encontrarme con tu tesoro cálido, que, ante mí, se abrieron como una flor destilando el rocío más sabroso. Y cómo no sentirme estando ahí, entre tus piernas; sediento de ti, de tus jugos, de ese bálsamo tan exquisito y embriagador que brota como manantial. Te movías sin control, bailabas sobre mí, saltando, gimiendo acompañado de temblores y espasmos, mientras te hundía centímetro a centímetro mi miembro entero. Hasta que al fin, en un momento de éxtasis final, agitada, acalorada y húmeda dibujaste en tu rostro una sonrisa que me decía que querías más… No podía evitar tomarte otra vez, entonces deslicé mis dedos en tu espalda, besándote despacito muchas veces, impregnándote mi olor,Continuar leyendo »

Iniciando en el BDSM a mi nueva empleada del hogar fue como quise terminar el día nada más conocerla. Ciertamente, no terminé iniciando en el BDSM a Tania, que así es como se llama, ese mismo día, aunque no tardaría mucho en interesarse por tan inquietante mundo. En efecto, Tania era una joven de 18 años que llegó a la capital en busca de nuevas oportunidades, y recomendada por una amiga de mi ex esposa, vino a trabajar a mi casa en las labores domésticas. Aquella tarde cuando llegó, la vi ahí parada en la puerta presentándose ¡y desde ese mismo momento me encantó! Era de estatura media, piel trigueña, ojos cafés, cabello largo liso, sus senos eran de tamaño medio, y aunque llevaba pantalón se veía que tenía unas piernas muy hermosas. Cuando le invité a seguir, mi mirada se dirigió inmediatamente a su trasero, y por dios, ¡tenía un culo espectacular! Mientras le ponía al tanto de las labores que debía realizar, imaginaba teniéndola en el cuarto de atrás de la casa, que tenía para mis juegos de BDSM con mujeres a las que contrataba. Pasaron varios días y ella ya adaptada a su trabajo, manteníamos una buenaContinuar leyendo »

PRIMERO El calor abrazador la envolvió desde el momento cuando ella abrió la puerta, cargada con su tarea de ropa para lavar. Se felicitó a sí misma por haberse dado aquella refrescante ducha fría cuando terminó de sacudir, barrer y trapear, hacer las camas y seleccionar los bultos de ropa que debía lavar a mano, en la pila contigua a la puerta de la cocina. La sensación de aquel candente sol tropical no la arredró. Al contrario, se sintió afortunada porque de esa manera su ropa se secaría con mayor rapidez una vez tendida. Su ropa ligera, la ducha que tomó, el alero de tejado que la protegería del sol mientras lavaba con sus cómodas sandalias, le permitirían realizar aquella ardua tarea para la cual estaba físicamente en forma. Dispuso sacar todas las canastas de ropa para no tener que entrar y salir constantemente. Cuando sacó el segundo bulto, su mirada, disimulada, se dirigió discreta hacia la ventana del joven hijo de sus vecinos. Sintió un escalofrío, como cada vez, cuando comprobó que él ahí estaba, torpemente oculto, presto para observarla mientras lavaba. Olvidando la presencia del joven, que permanecía apenas oculto por la malla metálica que no permitía verContinuar leyendo »

Hola somos Selena y Bryan, nos hemos apuntado a un club que tiene de todo, en principio la idea era hacer piscina y un poco de gimnasio, pero a la semana me dijo que le gustaría aprender salsa. Claro que en eso momento yo no sabía que en realidad lo que buscaba era tener sexo en las clases de salsa. -¿Salsa? -pregunté con cara de asombro-, pero si nunca has querido bailar, ni siquiera en las bodas… -Pues por eso tonto, ya va siendo hora de que aprenda. Además, más vale tarde que nunca… -Vale, -dije convencido de que se avergonzaría el primer día. Cuando llegó el día y entramos en el parquet, comprendí el porqué de su interés, el profesor… un cubano de unos 28 años, un metro ochenta de altura y que movía su cuerpo como las anguilas, ella se había equipado para la ocasión con una faldita corta, y un suéter con un generoso escote, por el que se podían ver sus maravillosas tetas de talla cien, ponía todo el interés conmigo por bailar correctamente, pero la verdad es que eso no es su fuerte. A los diez minutos se nos acercó Oswaldo, que ese era su nombre,Continuar leyendo »

Mi relato erótico por fin fue publicado, y me siento feliz porque por primera vez vi que me publicaron un relato erótico. ¡Fue muy lindo ver mi nombre como autora! Por favor discúlpenme si no les he podido responder, ¡pero es que son tantos de ustedes que me escriben! Pero les voy a contestar, siempre cuando pueda. Mi “aventura lésbica” con mi vecina fue muy rica. A mí me daba como pena, no sé. Es que eso de que mujer con mujer, muchas veces oía críticas y la verdad me daba miedo, pero las cosas se dieron y así fue. Me alegro de que por lo menos probé y me gustó. Ya después ella fue trayendo varios juguetes eróticos, pero solo uno a la vez usaba y los primeros me gustaron. Me regaló un vibrador, aunque casi solo lo usaba con ella y todavía lo tengo, pero tan escondido que ya ni me acuerdo de dónde lo dejé. La cosa es que había varias cosas que ella me decía que hiciéramos, pero me daba pena y creo que poco a poco ella se fue aburriendo. Después ya venía poco y de lo último que me di cuenta es que tenía unaContinuar leyendo »