Desconfía de quien te pida el whatsapp y o cualquier red social

  Haciendo un ejercicio de memoria sobre mi adolescencia, recordé mi primer orgasmo a través de la masturbación, de la auto-satisfacción; y sí, fue demasiado placentera. Cuando pasé a nivel secundaria, mis padres estaban por terminar de construir un nivel más a la casa; lo que daba como resultado el ansiado deseo de tener un espacio para mí sola: mi habitación. Aún recuerdo que la pinté de colores rosas con morados (estaba de moda pintar un par de paredes de un color y el resto de otro); también mis primeros muebles: una cama bonita, un espejo de cuerpo completo para verme antes de salir, una lámpara para leer en las noches, un ropero que olía a madera fresca; en fin, todo era lindo, la luz de la ventana me encantaba porque el sol no entraba de forma directa, sino que podía ver el atardecer. En fin, estaba emocionada por tener un espacio para mí. También en la secundaria conocí nuevas amistades, aunque había algunos compañeros y compañeras que conocía de otros grupos y de mi mismo grupo en la primaria (primaria y secundaria quedaban a pocas calles de distancia entre sí). Una de esas nuevas amistades era Chelsea, una chicaContinuar leyendo »

Quisiera utilizar este escrito-relato a modo de presentación e introducción para mis futuras actividades en este sitio que me ha acompañado ya varios años, desde mi adolescencia hasta estos días de joven ya no adolescente. Perdón, no sé en qué categoría debo etiquetarme. ¿En cuál debe de ir una mujer de veintidós años? Esa será mi edad el próximo mes. Innumerables ocasiones he entrado acá con la necesidad de acompañar con letras mi libido en éxtasis, mi cada vez más creciente ansiedad de placer y experimentación. Desde mis veinte años comparto departamento con una amiga, su nombre es Caitlin. Vivo bien, no me hace falta nada, ningún apartado económico por el cual quejarme. Esto gracias a mis padres. Sí, soy una niña de papá. Esto me provoca numerosas ideas en mi cabeza que, espero, ir contando poco a poco por aquí. Encuentro esto como una perfecta manera de desahogar mis pensamientos. Bueno, sola me encontraba yo algún sábado de Enero, sin ningún plan y sin Caitlin alrededor. Ella sí tiene una vida social activa, tiene novio y salió con él. Yo estaba acurrucada en mi sala mirando alguna deprimente película de Godard, la cual cumplía perfectamente su misión. Al terminar,Continuar leyendo »

Tengo 21 años, mi mamá es una mujer brillante, físicamente es blanca, poco gordita, simpática y de nalgas grandes. Es obvio que se da cuenta de mis intenciones y deseos, deja sus calzones húmedos y manchados para después yo mojarlos más con mi semen, sin embargo no me dice nada. La he visto desnuda, me encanta. Una mañana se fue al trabajo, estuvimos mensajeandonos y le dije que si podía enseñarle una foto, me dijo que si y que no se enojaría, me atreví aparte de que me excite mucho en ese momento y la mande, vio mi pene y sin alargarme está rico, no dijo nada y no se se esté molesta por eso o lo contrario.

Hola buen día, mi nombre es Alex, soy un joven estudiante de México, más específicamente de la ciudad de Monterrey y lo que voy a contarles a continuación es totalmente real, por lo que los nombres de la historia no son los verdaderos, pero además de eso, el 95% de esta historia es real y así tratare de mantenerla. Sin más preámbulos les contare lo afortunado que soy. Mis gustos se inclina por el BDSM y por lo tanto desde hace años que veo y leo artículos, relatos y cualquier cosa relacionada con ello, y de hecho esta es la primer página donde empecé a leer relatos eróticos; antes me conformaba con videos pero me aburrieron, así fue como encontré la categoría de No Consentido y esa semilla se fue metiendo más y más en mi cabeza, pero claro, es y sigue siendo solo una fantasía, pero pensé en buscar a una mujer que compartiera dicha fantasía mediante una app que ya tenía instalada ya desde antes para conocer gente y practicar mi inglés, así que utilice dicha app para publicar lo siguiente -Busco a una mujer para simular una violación/abuso– (Cabe recalcar que las publicaciones se van perdiendo asíContinuar leyendo »

una vez escribí a una revista un relato corto,esta revista se puso en contacto con nosotros para decirnos:un consejo,para que te salgan bien las narraciones,tienes que disfrutar escribiéndola,haciendo revivir en tus propias carnes,todo tipo de aberraciones y malas formas de hablar.Eso si,todo explicado con todo lujo de detalles,morbosos,humillantes,en una palabra excitante para el lector. Antes de seguir adelante con mis relatos,explicaros que mucha parte de mis historias son las que hemos vivido mi pareja y yo personalmente,eso si siempre con el beneplácito de mi compañera:Mas tarde tras discurrir largo tiempo plagado de psicoanalistas,de silencios eternos que en cualquier otra pareja hubiera traído consigo una perdida total de deseo sexual,se canalizo en la siguiente historia:Un sábado del mes de julio de hace bastante tiempo ,estando en casa de unos familiares en las que ya se sabe no se pueden tener intimidades,mi compi y yo salimos a cenar,cenamos en tolosa una copiosa cena,regada con abundante vino,tras la cual,nos fuimos al cine usurbe,tras media hora de película en un cine con tan solo cuatro personas mas en la sala,alejadas considerablemente.debido al alcohol que corría por mis venas,mi mente se volvió lujuriosa y empece poco apoco a meterle mano a mi compañera en laContinuar leyendo »