Sube tu relato erótico aquí y conviértete en un autor estrella.

Reciban todos los lectores de sexo escrito un saludo de mi parte y el hecho es que sé que han pasado muchos años desde que inicié mi relato erótico de sexo interracial, pero hoy vuelvo para poder continuar y concluir con lo que pasó en ese tiempo. Como sabrán en la actualidad ya soy adulto, terminé la etapa escolar, la universidad y hoy cuento con un trabajo. Y como mencioné, culminar este relato es una deuda para con todos, aunque trataré solo de tocar los asuntos más interesantes que ocurrieron. Después de ese primer encuentro entre mi madre, Francisco y sus primos, aprovecharon lo más que pudieron esos días de ausencia de mi padre, aunque siempre procuraron no ser vistos por los vecinos y por esa razón venían de noche y entraban por la puerta alterna de la casa que da a un pasaje que tiene arbustos, permitiendo no ser vistos tan fácilmente al entrar. De esas veces que se vieron, uno que otro día coincidió con mi padre llamando a casa para saber cómo nos encontrábamos y mi madre le contaba los pormenores de ese día, aunque lo hacía mientras cabalgaba suavemente a Toño mientras Francisco y Carlos aguantabanContinuar leyendo »

6 -Venga Mike, ¿podríamos hacer esto de una vez? Mi palo está a reventar por esa perra y ya no aguanto por joderla como loco. John había regresado cautelosamente y llevaba consigo el tubo metálico fuertemente agarrado. En su camino, había trastabillado un par de veces y a punto estuvo de soltar una grosería por la sorpresa pero había logrado ahogar las palabras en su garganta y no había pasado de un susto. Sin poder evitarlo, no dejaba de imaginarse lo que le pasaría si esos tres despreciables tipos lo descubrían husmeando por ahí mientras se preparaban para perpetuar uno más de sus crímenes. Regresó junto a la ventana justo cuando los dos tipos sostenian cada quien una mano de la chica mientras su líder amordazaba a Sam con un pañuelo viejo y sucio colocándolo en su boca y amarrándolo con fuerza en su nuca. La jovencita se retorcía sobre su regazo y lanzaba su cabeza hacia atrás buscando conectarlo con un duro golpe, pero los compinches la sujetaban muy fuerte y la tarea de amordazarla rápidamente quedo hecha. -te digo que te esperes animal- le reprendió a su cómplice en tono severo. – esta niña no es como lasContinuar leyendo »

  Haciendo un ejercicio de memoria sobre mi adolescencia, recordé mi primer orgasmo a través de la masturbación, de la auto-satisfacción; y sí, fue demasiado placentera. Cuando pasé a nivel secundaria, mis padres estaban por terminar de construir un nivel más a la casa; lo que daba como resultado el ansiado deseo de tener un espacio para mí sola: mi habitación. Aún recuerdo que la pinté de colores rosas con morados (estaba de moda pintar un par de paredes de un color y el resto de otro); también mis primeros muebles: una cama bonita, un espejo de cuerpo completo para verme antes de salir, una lámpara para leer en las noches, un ropero que olía a madera fresca; en fin, todo era lindo, la luz de la ventana me encantaba porque el sol no entraba de forma directa, sino que podía ver el atardecer. En fin, estaba emocionada por tener un espacio para mí. También en la secundaria conocí nuevas amistades, aunque había algunos compañeros y compañeras que conocía de otros grupos y de mi mismo grupo en la primaria (primaria y secundaria quedaban a pocas calles de distancia entre sí). Una de esas nuevas amistades era Chelsea, una chicaContinuar leyendo »

Quisiera utilizar este escrito-relato a modo de presentación e introducción para mis futuras actividades en este sitio que me ha acompañado ya varios años, desde mi adolescencia hasta estos días de joven ya no adolescente. Perdón, no sé en qué categoría debo etiquetarme. ¿En cuál debe de ir una mujer de veintidós años? Esa será mi edad el próximo mes. Innumerables ocasiones he entrado acá con la necesidad de acompañar con letras mi libido en éxtasis, mi cada vez más creciente ansiedad de placer y experimentación. Desde mis veinte años comparto departamento con una amiga, su nombre es Caitlin. Vivo bien, no me hace falta nada, ningún apartado económico por el cual quejarme. Esto gracias a mis padres. Sí, soy una niña de papá. Esto me provoca numerosas ideas en mi cabeza que, espero, ir contando poco a poco por aquí. Encuentro esto como una perfecta manera de desahogar mis pensamientos. Bueno, sola me encontraba yo algún sábado de Enero, sin ningún plan y sin Caitlin alrededor. Ella sí tiene una vida social activa, tiene novio y salió con él. Yo estaba acurrucada en mi sala mirando alguna deprimente película de Godard, la cual cumplía perfectamente su misión. Al terminar,Continuar leyendo »

Tengo 21 años, mi mamá es una mujer brillante, físicamente es blanca, poco gordita, simpática y de nalgas grandes. Es obvio que se da cuenta de mis intenciones y deseos, deja sus calzones húmedos y manchados para después yo mojarlos más con mi semen, sin embargo no me dice nada. La he visto desnuda, me encanta. Una mañana se fue al trabajo, estuvimos mensajeandonos y le dije que si podía enseñarle una foto, me dijo que si y que no se enojaría, me atreví aparte de que me excite mucho en ese momento y la mande, vio mi pene y sin alargarme está rico, no dijo nada y no se se esté molesta por eso o lo contrario. Le mandé mi foto hot’ a mi mamá.2 (40%) 1 vote