Cada vez que das tu whatsapp o Facebook, arriesgas tu privacidad

SOMETIDOS Y HUMILLADOS

Compañeros y compañeras,esta es la historia que les paso a nuestros amigos íntimos o así nos la han comunicado ellos por escrito,tengo que deciros que es muy fuerte,yo la verdad no se lo que pensar ya que nunca se a oído en logroño nada de estas historias,pero bueno vosotros,vosotras valorareis
De recién casados hicimos un viaje de fin de semana largo a Logroño a ver a unos parientes que no habían podido asistir a nuestra boda. Vivían muy cerca de la famosa calle laurel, en un piso de dos habitaciones, salita, cocina y baño, en fin, un piso pequeño, pero para ellos solos, les bastaba y les sobraba. Lo peor del piso era el calor, la mayoría de las ventanas daban a un patio interior, y las que daban a la calle estaban siempre cerradas excepto un rato por la mañana que las abrían para que se airease la casa, lo normal en personas mayores como ellos, aun y todo eran unas personas geniales, amables y muy cariñosas y la verdad que con ellos pasamos un fin de semana estupendo.
Llego el día de la despedida, y después de comer, fuimos al coche, y como todavía eran más o menos las cinco de la tarde, le pedí que paráramos en el parque del Ebro en el aparcamiento que luego supe tras tomarnos declaración la policía era donde normalmente ponían los feriantes sus puestecillos, fuimos paseando por donde las piscinas y nos tomamos algo en una cafetería que tiene muchas mesas fuera como para hacer picnic.
Hacia las siete y media, nos dirigimos de nuevo hacia el coche para coger rumbo a casa, llegamos hasta donde estaba el coche, y sin fijarnos que había una furgoneta grande de mudanzas al lado de nuestro coche, y cuando ya iba mi marido a abrir la puerta en un segundo todo se nos hizo oscuro.
Ojalá hubiera seguido oscuro durante aquella larga tarde noche, os lo aseguro. Cuando desperté, no tengo ni idea del tiempo que estuvimos caos mi marido y yo, nos encontramos en una especie de casa de planta baja, con una mesa de madera grande en el medio, argollas por todos los sitios, y una chimenea medio apagada, nosotros atados por separado por las manos y los pies con bridas, ese fue mi primer minuto de visión y fue escalofriante.
Al ratito de haberme despertado, y justo cuando mi marido empezaba a despertar, oímos como se acercaba a la casa, una cuadrilla que por las voces parecían jóvenes, se pararon un ratito en la puerta de la casa, para momentos después abrirla de golpe, lo que vi me dejo paralizada, Conté hasta siete jóvenes de una edad indefinida ya que iban con pasamontañas todos, pero rondarían los 24. Entraron y rápidamente cerraron la puerta, al verme despierta se rieron, y alguno dijo, hombre veis como os decía la puta ya está dispuesta y sin más dilación, mientras que uno de aquellos jóvenes se ponía donde mi marido, le ponía un cuchillo en la garganta y le decía vas a ver en primera fila lo que es capaz de hacer tu putita, otros dos se acercaron a mí, me cogieron en volandas, me pusieron de pie y me dijeron a qué vas a ser nuestra humilde putita sin rechistar, sino ya sabes, de aquí no salís vivos ninguno de los dos, yo asentí con la cabeza en señal de aceptación.
Me soltaron las manos y me ordenaron que me quitara el lindo vestido que llevaba, yo viendo como estaba la situación no me quedo otro remedio y lo más despacio que pude me lo fui quitando, se impacientaron un poco, y dándome un bofetón en mi trasero me dijeron, rapidito que no tenemos todo el día. Acabe rápidamente de quitarme el vestido, y allí me quede muerta de miedo medio desnuda ante todos. Me pusieron rápidamente encima de la mesa, me soltaron las piernas y en los tobillos me pusieron dos argollas recubiertas con tela y espuma por dentro para no dejarme casi marcas, acto seguido pasaron dos cuerdas por dos argollas del techo convenientemente separadas las ataron a una especie de rueda con una manivela, y el otro extremo de cada cuerda a las argollas de mi tobillo. Mientras uno le daba a la manivela, otros cuatro me sujetaban hasta que quede completamente en el aire cabeza abajo, yo casi me meaba de miedo, ya en el aire mientras el de la manivela a cada giro me seguía subiendo, y a la vez abriéndome cada vez más las piernas, entonces me di cuenta que excepto el que estaba con mi marido y el que le daba a la manivela, todos los demás habían aprovechado el tiempo y se habían quitado toda la ropa, aquello fue una visión terrorífica, en la vida había visto tantas pollas y tan variadas juntas, me subieron justamente hasta que mi boca quedo a la par de aquellos enhiestos miembros, os podéis suponer la escena, me subieron los brazos que yacían colgando por la espalda y me los ataron con una cuerda fina doble, una vez bien atados los brazos y mantenidos arriba a la altura de mi cintura, de un tirón me arrancaron las braguitas normales que llevaba e increpándome, me dijeron que como podía ser tan cerda de no depilarme, que aquello parecía la selva negra, pero no importa puta nosotros te depilaremos y no te preocupes que te lo vamos a dejar de suave como el culito de un niño, ahora si esto nos lo pagaras como extra y se rieron todos, acto seguido me pasaron las cuerdas por la raja del culo y de seguido por mi peludo coño, tiraron fuertemente de las cuerdas y después de quedar bien encajonadas en mis orificios me las metieron en la boca y me obligaron a sujetarlas, sin perder tiempo me quitaron el sujetador, y mis hermosos pechos quedaron caídos por efecto de la gravedad, sin piedad agarraron mis hermosos y oscuros pezones hasta poner mis tetas tiesas, mientras otros dos me quitaron las cuerdas de la boca y sin soltar la presión ataron bien mis tetas, así de esta forma si mis brazos se caían por efecto de la gravedad tiraban de mis hermosas y coloradas tetas, momento el cual, mientras unos me palmeaban el blanquito culo otro por delante agarrando mi cabeza y guiándola hasta su enhiesta polla me follaba mi linda boca, así estuvimos hasta que se corrieron todos en mi boca, aquello era más que asqueroso, yo en la vida se la había chupado a nadie, ni a mi marido allí delante. Cuando acabaron movieron la mesa hasta donde más o menos estaba yo colgada y sin soltarme los brazos, me fueron bajando y me pusieron tumbada de lado en aquella fría mesa.
Ellos se llamaban por números, y le dijeron a tres que iría a su casa con el coche y que trajera lo necesario para depilarme, rápidamente tres se vistió y salió de la casa mientras los demás se habían sentado en un rincón que yo no llegaba a ver y se liaron a beber cervezas hasta que al cabo de media hora apareció tres con todo lo necesario para mi depilación.
Rápidamente se levantaron todos me soltaron las manos y las piernas, me colocaron boca arriba en la mesa y me las volvieron a atar cada extremo del cuerpo a cada una de las esquinas de la mesa, cuando estuve bien atada y completamente expuesta, yo lo sentí más que lo vi, primero me recortaron bastante con una tijera, luego alguno de los guarros se meo encima de mi coño y me aplicaron alguna crema para acto seguido con una cuchilla de afeitar me lo depilaron bien, para de seguido soltarme de la mesa y volverme a atar como antes me habían tenido atada, una vez atada me volvieron a izar hasta la misma posición que antes. Ya en posición me dijeron, puta sabes cuál es la mejor crema para después del afeitado y sin darme tiempo me metió su polla semi enhiesta en la boca y me empezó a palmear el coño, mientras los otros me palmeaban el culo y las tetas hasta que sentí todo mi cuerpo arder y sus pollas enloquecer, cuando ya tenían bien enhiestas sus pollas pasaron dos cuerdas por otras dos argollas paralelas a donde estaba colgada, me soltaron las manos y me las ataron a las mismas, acto seguido mientras aflojaban las de los pies, fueron tirando de las de los brazos hasta que mi culo, mi colorado coño y mi cabeza y por supuesto la boca que colgaba hacia atrás quedaron a la altura perfecta de sus pollas momento el cual me fueron follando la boca, eso si esta vez con el condón puesto, cuando al que le estaba chupando la tenía bien lubricada directamente se dirigía directamente a mi colorado culo, me abría las nalgas, me la apoyaba en mi diminuto agujero del culo, me follaba primero suavemente hasta que se me dilato luego hasta que sonaban sus envestidas al chocar con mis coloradas nalgas luego de un tiempo con mi culo ya dilatado me la sacaba del culo y me follaba el también colorado coño, mientras yo engrasaba la polla del siguiente, así fueron rotando todos hasta el que custodiaba a mi marido obligándole a ver la horrible escena. Cuando se corrieron todos, volvieron a poner la mesa, y me tumbaron en la misma, me soltaron brazos y piernas, y me hicieron ponerme de rodillas a su vez me pusieron un enorme consolador me habían hecho engrasar con mi boca y lo pusieron justo a la altura de mi colorado culo, me hicieron abrirme las nalgas y agarrándome de los enhiestos pezones tiraron para abajo hasta que estuvo todo dentro de mí, acto seguido me obligaron a abofetearme yo misma mi culo, mi coño y por supuesto mis tetas que previamente me habían quitado las cuerdas y estaban coloradas y con los pezones enhiestos mientras ellos se sentaron enfrente mía y mientras veían como me auto follaba el culo y me abofeteaba mis partes, ellos bebían cerveza riéndose y diciéndome groserías.
Cuando ya hubieron descansado, bebido y dicho suficientes groserías, se levantaron y me obligaron a ponerme de rodillas en el suelo y a volverles a chupar sus flácidos miembros hasta que estuvieron de nuevo enhiestos, momento el cual pusieron una colchoneta en el suelo y uno de ellos se tumbó miembro en ristre, y entre otros dos me llevaron en volandas hasta donde estaba el tumbado y de espaldas a él, empezaron a bajarme lentamente mientras el del suelo me habría bien las nalgas y apuntando bien en mí ya dilatado y colorado culo me bajaron de golpe y mi culo casi se traga hasta sus enormes huevos bien cargaditos, me dejaron en esa postura para que mientras me follaba el culo, me agarro firmemente las tetas y tirando hacia atrás dejo completamente libre mi colorado coño, sin tiempo ni de respirar otro se puso delante de mi boca y agarrándome la cabeza me follaba sin piedad mi boca, otro sin perder tiempo me la metió hasta los huevos también en mi colorado coño, así estuvieron hasta que todos me follaron por todos los agujeros, momento el cual me tumbaron en el suelo, se quitaron los condones y meneándosela ellos mismos se corrieron todos sobre mi cuerpo, y mientras se reían se mearon encima de mí yo ante tal asco caí inconsciente y la verdad no sé cuánto tiempo estuve así ni las perversiones que me siguieron haciendo, hasta que se conoce ya se cansaron.
Me desperté de golpe cuando sentí que me estaban restregando todo el cuerpo con agua fría y jabón, uno de ellos cogió una escobilla de váter la llenaron de agua, jabón y algún antiséptico que olía a alcohol y sin miramientos me la metió en el coño, mientras que otro con una escobilla más pequeña y recta de las que se usan en desatascos me la metió en el culo y me lo restregaron hasta que creyeron estaba toda limpia.
Acto seguido me ordenaron que me vistiera, me vestí como pude ya que estaba completamente irritada y mareada, soltaron a mi marido de las piernas, me ataron a mí las manos, nos pusieron una capucha y nos llevaron a la furgoneta, de lo único que pude dar como señas a la policía es que nos subieron por una cuesta muy empinada y que se oían muchos ladridos de perro.
Nos llevaron hasta nuestro coche y mi marido lo único que me dijo es si quería que lo denunciásemos, a lo cual le dije que sí, fuimos a la policía, prestamos declaración, acto seguido nos acompañaron al hospital a hacerme un examen forense exhaustivo, que al fin y a la postre no sirvió para nada ya que limpiaron muy bien sus huellas y de la descripción del camino, investigaron, pero por lo que sabemos no encontraron absolutamente nada.
Lo demás os lo suponéis, todavía el trauma vivido en mis carnes no se me olvidara en mi vida por muchos psicólogos que me trataron, sigo viviendo gracias a la inestimable ayuda de mi queridísimo marido.
El otro día por primera vez desde hace 25 años volví a pasear por la orilla del Ebro con la inestimable compañía de mi queridísimo compañero de vida.
NOTA: Como comprenderéis os aseguro que es un historia  terrible, de los hechos que les acontecieron a una pareja amiga íntima, en todos los sentidos de la palabra. Escrita por mi querida amiga, que de ella ya hablé en mi historia: EL PRINCIPIO DEL CAMBIO.Y seguiré hablando de ellos ya que son jon y leire en nuestras dos pruebas que tuvimos que realizar.
OJO A TODOS TODAS PERSONAS DE CORAZÓN SENSIBLE,YA QUE OS LA E TRANSCRITO COMO ME LA MANDO ELLA,OBVIANDO CIERTOS PASAJES QUE ME PARECIERON DEMASIADO CRUENTOS.
En mi próxima historia: LA PRIMERA PRUEBA, seguiré hablando de ellos.
ATENTAMENTE Eduardo.

 

SOMETIDOS Y HUMILLADOS
Vota este relato

2 thoughts on “SOMETIDOS Y HUMILLADOS”

  1. No se Carla si en verdad,es verdad o mentira,simplemente os la e transcrito como me la a mandado,eso no quiere decir para nada que logroño sea insegura,como dijo un buen psicólogo,Es todo estar en un buen sitio ,en un mal momento.Como vas a celebrar el día de los Enamorados Carla,me gustaría saberlo y yo al cambio te cuento el nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *