¿Sabes que entran más de 5000 personas al día en SexoEscrito.com?

Calientes en el Autobus

Microrrelato erótico: calientes en el bus

Era un día de verano, y mi esposa y yo nos fuimos con un grupo de excursión. Sin ninguna intención, pues todavía no estábamos ni calientes ni nada, decidimos sentarnos en los últimos asientos del autobús.

Ya después de un día de playa, a la vuelta empezamos a hablar de nuestras experiencias sexuales, tras lo cual y casi sin darnos cuenta nos pusimos muy calientes, por lo que empezamos a tocarnos. Yo le metí la mano entre sus piernas y empecé a masturbarla metiéndole dos dedos en su raja. Pude notar que estaba bien mojada, por lo que me entraron muchas ganas de chuparle todo su coño. Disimulando todo lo que podíamos, me agaché entre sus piernas y empecé a chupárselo, mordiendo con mis labios su clítoris y metiéndole la lengua. Saboreando sus jugos hasta que logré hacerla llegar al orgasmo.

Fue una experiencia muy excitante, no sabemos si alguien se dio cuenta pero nosotros lo pasamos bien sabroso después de estar tan calientes.

Vota este relato

5 thoughts on “Calientes en el Autobus”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *