Entra en nuestras webcams de sexo. ¡Registro gratuito!

Primer relato erótico

Bueno, yo entré a esta página de relatos eróticos porque me gusta leer relatos XXX de experiencias reales. A veces hay quienes pueden ver lo que estoy viendo en mi computadora, y como me gusta ver vídeos porno, no puedo hacerlo a todas horas porque me daría vergüenza si se dan cuenta de lo que estoy viendo, pero leer historias de sexo, cuando están bien escritas, siempre me mandan muy mojadita a mi cama.

Así que me estoy animando a escribir un poco, no sé si lo haré bien y me perdonan si tengo errores de ortografía, que espero el corrector me ayude a eliminar. Aquí va mi primer relato erótico.

Yo vivo en una ciudad mediana en Centroamérica. Eso significa que todos se conocen pero hay chance de que no se metan demasiado en las cosas de los demás si no se dan cuenta.

Los muchachos de mi edad me parecen bonitos pero son muy indiscretos. Cuentan todo lo que hacen con sus novias y a varias de ellas las han dejado embarazadas, o en general las exhiben mucho y a mí no me gusta eso, pero siento mucha curiosidad y deseos que no me puedo quitar con solo masturbarme.

Una vecina que es mayor que yo llegaba a visitarme y a veces nos probábamos ropa y nos cambiábamos y nos desvestíamos delante de la otra en mi cuarto. No éramos muy amigas, pero poco a poco me fui sintiendo más a gusto con ella, y después me decía que qué bonitos mis brasieres, o que bonita me quedaba alguna blusa, o que bonita soy, y cosas así. A mí me hacía sentir bien que me dijera esas cosas… pero nunca nos desnudábamos del todo, solo para cambiar de vestido o de blusa y cosas así.

Después, ella me peinaba y me decía que qué bonita era yo, y me maquillaba. Siempre me sentía muy bien con ella porque me decía cosas lindas y después me ajustaba los brasieres y me acomodaba mis chiches y me decía qué bonitas mis chiches y que si ya me los habían tocado, pero a mí me daba vergüenza, aunque no me molestaba que ella me los tocara así.

Después, mi amiga me preguntó si yo me masturbaba, lo cual me daba mucha vergüenza, pero ella insistía un poco y me decía que si yo no le contestaba era porque sí, así que poco a poco me empezó a contar cómo se masturbaba y me fue dando más confianza, hasta que le conté que yo también me masturbaba, y ella me dijo cómo hacerlo para que fuera más placentero. Le hice caso y en la noche, cuando me iba a dormir, empezaba a tocarme como ella me decía y la verdad es que era delicioso.

Mi primer relato erótico lésbico

Después me preguntó si yo me besaría con una mujer, pero yo le dije que no, que eso era como algo raro y que no me gustaban esas cosas. Ella dijo que no, que era normal y que eso es una buena manera para aprender, y como ella me había dado ideas de cómo sentir más rico, me pareció que lo que me decía era verdad…

Así que una vez me dijo que me iba a enseñar cómo usar mi punto g, pero que me iba a tener que tocar ella porque solo explicándome iba a ser muy difícil que yo lo entendiera, y a pesar de que me puse nerviosa, al final le dije que sí.

A continuación, cerramos las cortinas para que entrara poca luz y que no nos fueran a mirar, y ella empezó a tocarme y después me metía el dedo. Era delicioso y después yo ya no aguantaba y me quitó el short y el calzón. Ella me terminó de desnudar y me empezó a besar mis pechos y por último me besó a mí y me hizo sentir varios orgasmos. Yo no lo podía creer, pero me dio después mucha vergüenza, por lo que durante unos días yo no la quería, ver pero era demasiado delicioso como para no seguir haciéndolo, así que nos hicimos como amantes.

Yo no sé si estoy escribiendo bien mi primer relato erótico, así que mejor voy a esperar a saber si les gusta mi relato lésbico para contar más, porque me cuesta un poco. Y si no les gusta mi primer relato erótico no vale la pena, así que espero sus me gusta y comentarios. ¡Gracias!

 

Primer relato erótico
5 (100%) 2 votes

4 thoughts on “Primer relato erótico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *