Si nos envías un relato con buena redacción, ¡lo publicaremos antes!

Dos Novias y Una Embarazada 3

Anteriormente, en “Dos novias y una embarazada, II parte

Por segunda vez, las novias, Paula y Victoria se entregan al placer de hacer el amor con su amante embarazada Lucia. Con la que también practican lactancia erótica.

Tras su entrevista de trabajo, con Lucia, Paula se limito a decirle a su novia Victoria que “Me fue bien”. Una semana después de aquello Victoria lograba terminar su día de trabajo mucho antes de lo normal por lo que llego a su casa antes de lo acostumbrado.

Al entrar, desde el living, escucho el agua de la ducha y después algo de vapor saliendo del baño. Sin lugar a dudas era su rubia novia que había ido alli (a pesar de que se suponía que Victoria estaría trabajando) y aprovecho para bañarse. Su ropa de trabajo era muy sencilla una falda, camisa y corbata. Mientras se dirigía al dormitorio se quito los zapatos y aflojo su corbata. Al ingresar no pudo evitar dar un pequeño grito… había alguien mas.

Sentada en la cama con un pantalón y remera claras estaba Lucia.

-¡Discúlpame! No quise asustarte. Solo esperaba que Paula se terminara de duchar.

-Ah… esta bien. Solo que no esperaba mas de una persona aquí.- Dicho ello se sentó a su lado.

Durante un instante se miraron a los ojos. Encontró mas bella que nunca la mirada de Lucia con sus ojos castaños, algo mas claros que los suyos, su carita pecosa, y su cabello castaño oscuro, lacio y corto (no como el de ella mas claro y largo). Bajo la mirada y noto una de sus manos acariciándose el vientre… abombado propio de una mujer en su séptimo mes de embarazo.

-¿Como te ha ido Lucy?

-Muy bien. Una de las ultimas cosas que hice antes de comenzar mis vacaciones, por el embarazo, es entrevistar a tu querida novia Paula.

-¿Como le fue? Me dijo que “bien”.

-Cumple los requisitos. Pero hay mas candidatos que también. En estos días con mi marido daremos la decisión final… si dependiera de mi ella ya estaría adentro.

-¿Que tal el embarazo?

-¡Muy bien! Gracias por preguntar. Ahora que estoy libre podre levantarme mas tarde, estar mas tiempo sentada y un montón de cosas mas. Por ejemplo, después de la entrevistas, tu novia y yo nos hemos visto.

-¿Y?

-¡Tiene mucho deseo!

-Si lo sabre yo… jajaja.

-Claro. Se deja llevar por la pasión y me besa, acaricia y un montón de cosas que me han dejado agotada cada vez que hemos estados juntas. Ademas de que bebe hasta la ultima gota.

-¿Cómo?

-Que lo que mas le gusta, creo que solo con eso quedaría satisfecha, es mamar de mi. No hubo ni una sola vez que no vaciara mis senos.

-Mmm… la verdad que ninguna de las dos me contó nada de eso.

-¿Acaso estas celosa Viki?

Ella se limito a dirigirle una sonrisa y, otra vez, se quedaron en silencio mirándose a los ojos. La mujer embarazada lentamente acerco sus labios a los de ella. Casi con timidez como si fuera hacer algo que nunca hizo. Se dedicaron a ese beso, con los ojos cerrados, y abriendo y cerrando las boca lentamente. Tocando a la otra con los labios. Mas el aroma perfumado de Lucia en su piel y cabello por haberse bañado recientemente.

Cuando la dama toco su hombro abrió los ojos y dejo que la recostara en la cama. Acto seguido la mujer se ubico encima de ella y le quito la corbata. Después, y antes de lo que esperaba, la mujer encinta le desabrocho la camisa. Mientras ella la contemplaba. Cerro los ojos cuando una mano de Lucia se deslizo por debajo de su falda para tocar su sexo. Sintió el placer de ella masturbándola.

Tras tocarla un rato la embarazada se puso de pie, para disgusto de su amante que se lo reprocho. Por lo que le contesto “Dame un segundo”. Dicho ello le quito la falda, que fue a parar junto a la corbata sobre la cama, y ella se saco el pantalón y el calzado. Tras eso volvió a sentarse sobre Victoria y apoyar las manos en sus hombros.

Lo que siguió fue el placer de su amante (y futura madre) frotando su pubis contra el suyo, solo con la ropa interior de ambas de por medio. También la sensación del peso de su abombado vientre sobre si. La chica apoyo sus manos en la panza de la embarazada para poder disfrutar de la sensación, con la remera blanca de por medio, de su calor. Un buen rato de frotación, caricias, tibieza y miradas a los ojos.

De repente entro Paula que exclamo.

-¿Y esto qué es?

-Es lo que ves-Se limito a decir su novia, Victoria, con las manos apoyadas en el vientre de embarazada de la amante de ambas.

La rubia se arrodilló, en la cama, a la izquierda de su castaña novia. Recién bañada solo llevaba una bata. Mientras la dama rozaba lentamente su sexo, contra el de ella, Paula se acerco y beso con ternura a Victoria en los labios y después en la frente. Después beso, también, a la otra mujer en la mejilla. La recién llegada contemplo a ambas amantes rozándose.

La novia de Victoria apoyo una mano en el seno derecho de la farmacéutica (lo cual la hizo morderse el labio inferior) y lo apreto con suavidad. Su blanca remera se humedecio un poco. Despues, sin pedir permiso y con total confianza, levanto la prenda por encima del pecho y bajo la copa derecha del corpiño. Acerco su boca y comenzo a mamar. Eso no hizo mas que aumentar su excitación. Con unos movimientos Lucia, tras quitarse su bombacha y la de la chica bajo ella, paso su pierna izquierda por debajo de la de ella. Asi los clitoris de ambas podían tocarse.

Victoria sentía el peso de la embarazada encima suyo. Apoyando sus manos en su vientre de futura madre. Ambas frotaban sus sexos contra la otra. La dama apoyaba sus manos en los muslos de Viki. Paula vaciaba lentamente de leche el pecho derecho. Tres mujeres dando y dándose placer al mismo tiempo.

Victoria fue llevada al orgasmo. Con sus ojos entreabiertos y sus manos en la panza de la embarazada gimió. Lucia miro, mientras, la expresión de placer en su rostro. Mientras la novia menuda mamaba de ella y empapaba de saliva su pezon. Tomo las manos de la novia castaña y se quedaron asi, tomadas de las manos apoyadas en su abombado vientre, mientras Paula terminaba de beber de ella (ambas la miraban con ternura).

Finalmente junto a su novia. Ambas se miraron y después la mas alta beso a su amada. Besando sus labios, sus mejillas, su frente, etc. Mientras le desajustaba la bata dejando el frente de su cuerpo desnudo.

La dama de pie frente a la cama, con su sexo húmedo, contemplaba a sus dos amantes. Como se besaban, Victoria acariciaba a la otra, Paula apoyaba su mano izquierdo en el hombro de su pareja. El cuerpo desnudo de la rubia con sus escaso pecho (mas chicos que los de la otra), su piel rosada y su pubis sin depilar. Cuando su amante Viki se recostó encima de ella ahora se fijaba en su trasero y espalda, llevando solo la camisa del trabajo. La chica del cabello largo, lacio y castaño claro.

Durante un buen rato hicieron de todo. Besar a la otra en los labios, mejillas, pechos, cuello, oreja, cabello; tomarse de las manos; acariciar el rostro, hombros, piernas de la otra, masturbar y masturbarse, etc. En un momento estaban tomadas de las manos, con los dedos cruzados, besándose. Al siguiente Victoria abrazaba a su novia mientras la otra se masturbaba. Y al siguiente era Paula la que la abrazaba mientras la otra la tomaba de un muslo y le tocaba un seno. Vio muchas combinaciones posibles. Lo que mas le llamo la atención a la chica mas alta fue al comenzar a besarla y notar gotas de leche en sus labios. Para después explorar su boca con la lengua y dejar que le chupara uno o dos dedos.

La embarazada se sentó junto a las dos y siguió disfrutando de como hacían el amor. Otro buen rato en que probaron toda clase de combinaciones de cada lugar donde tocar, besar, acariciar y demás. Llego el momento en que la rubia, bajo su novia, cerro los ojos y gimió y rió mientras una mano ajena la tocaba entre las piernas. Siguio un minuto en que se limitaron a verse a los ojos, con sus frentes apoyada en el de la otra.

-¿Se olvidaron de mi, mis amores?- pregunto con un tono jocoso, Lucia.

-¡No!- respondió Paula.

-¿Que? Bueno… quizás un poco.- dijo la otra.

-Creo que Victoria necesita beber un poco… no toda la leche puede ser para ti Paula.-Dicho esto recostó boca arriba e hizo una señal con la mano. Victoria paso de estar encima de su novia a la derecha de la mujer para, con delicadeza, acercar su boca al pecho de ese lado y comenzar a succionarlos. La otra tomo su lugar recostándose junto a la embarazada y apoyando su cabeza en el hombro de ella.

La rubia, con los ojos entreabiertos, y al borde del sueño, contemplaba la boca de la castaña abriendo y cerrando en torno al gran pechos. Como hilos de leche se derraman por el pecho de la mujer. Esta se masturba mientras, con la mano derecha, acariciaba a quien ahora estaba bebiendo de su pecho.

Todo el ardor que había estado acumulando, la hizo explotar de placer. Lucia sintió el simbronazo recorriendo su cuerpo, las palpitaciones en su pubis, su acelerado latido. Gimio.

Cuando Victoria bebió hasta la ultima gota se volteo para ver a la rubia. Ya estaba dormida.

-Viki, querida, -le pidió con suavidad para no despertarla- ¿Puedes traer esa funda de alli para cubrirnos?- Aquella se levanto y, se recostó a la derecha, y las tapo a las tres. Pero antes le dio un beso en la frente a su novia.

-Como la primera vez querida que hicimos el amor: yo al centro y ustedes a cada lado.

-Si. No me había dado cuenta.

-Ustedes son de lo mejorcito que me ha pasado en este tiempo.

-Lo mismo digo. Aunque Paula es de lo mejor entre lo mejor, que me ha pasado en la vida. -No pudo evitar sonrojarse al decir lo ultimo.

Lucia, la futura madre, cerro los ojos y beso los labios de Victoria. Eran húmedos, empalagosos y con rastros de leche. Le dijo <<dulces sueños>> antes de que se recostara para dormir.

Asi desnuda, en su cama, bajo una abrigada funda, con sus dos amantes a cada lado y dormidas, escuchando sus respiraciones y sintiendo el calor de sus cuerpos, sonrió ampliamente y se sonrojo. Antes de cerrar los ojos y dormirse también.

Dos Novias y Una Embarazada 3
Vota este relato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *