Cuida tu privacidad, no facilites tu verdadera identidad

Dos Novias y Una Embarazada 2

Anteriormente… 

Tras realizar una entrevista de trabajo Lucia, la entrevistadora, invita a Piper, la candidata al trabajo, a un trago… de leche de sus senos.

Tras hacer el amor y dormir juntas Lucia preparo una merienda a base de café, jugo de fruta y tostadas para sus dos nuevas amigas. Aunque la mujer encinta opto por te en vez de café.

Mientras comían y bebían charlaron, hicieron chistes, contaron anécdotas, se sonrojaron y rieron mucho. Al principio Victoria aun sentía el sabor de la leche de Lucia en su boca y Piper, en todo momento, le costaba apartar la vista del vientre de la mujer.

Rato más tarde se despidieron con abrazos y besos. El último un beso, al mismo tiempo, de las dos novias, en las dos mejillas de la dueña de casa.

Durante las siguientes semanas se mantuvieron en contacto la pareja con la futura madre por internet y vía celular. Aprovechaban cada mínima oportunidad para pasar por la farmacia a veces a comprar tonterías, y otras, ni eso. Solo para charlar y mucho. 

Cuando Piper y Victoria se reunían la mitad de sus conversaciones versaban sobre la mujer embarazada. Lo bella, agradable, educada y sensual que era. Pensaban, soñaban y se masturban pensando en ella.

En una ocasión, haciendo el amor en la cama, mientras Victoria esta recostada sobre su espalda y Piper sobre ella frotando su pubis contra el de su novia. La primera, para su sorpresa, escucho a amante decir, con los ojos cerrados y gemidos, “Lucia, Lucia, Lucia”. Hasta explotar de placer y recostarse sobre ella.

Finalmente, tres semanas después, les llamaron para acordar entrevistas de trabajo por la futura ampliación del negocio del matrimonio. Algún empleado de la farmacia iba a ser enviado a un nuevo local e iban a aumentar la carga de trabajo.

La primera que pudo concertar una entrevista fue Piper. Por lo tanto un día, a la mañana, vestida con pantalón negro y camisa blanca se presento en la farmacia. Debido a que el marido de Lucia se encontraba preparando el nuevo local junto con uno de los empleados y otro estaba enfermo, el local abriría algo mas tarde.

La entrevista fue en el pequeño despacho de piso de alfombra, tres escritorios (para los dos miembros del matrimonio y un empleado). Piper dejó su CV sobre el escritorio y la mujer lo leyó e hizo las preguntas de rigor que iba anotando, edad, experiencia, nivel educativo, etc.

A la rubiecita le costaba conciliar las cosas y mantenerse centrada. El comportarse de acuerdo a una entrevista de trabajo y, por otro lado, que la entrevistara la misma mujer de la que, ni hace un mes, mamo de sus senos lactantes e hizo el amor. La ponía algo nerviosa no pudiendo evitar dar golpecitos con el taco de los pies al suelo ni dejar las manos quietas.

Mientras la candidata tenía la mirada clavada en el escritorio la entrevistadora mantenía un gesto reflexivo con la boca apoyada en sus dedos cruzados.

Finalmente alguien hablo.

-¿Quieres tomar algo?- Le pregunto la farmacéutica.

La chica levanto la vista y apenas balbuceo algo.

-¿Que si tienes ganas de tomar algo?…Ya terminamos. En última instancia la decisión final es de mi marido y yo. Así que no hay nada asegurado de momento.

-Si…creo… ¿Qué hay?

-Gracias por preguntar…supongo que sabes que es lo mejor, que tengo, para ofrecerte Piper-

-Ahhh…-La menudita sonrió-déjame pensar…mmm… ¿Puede que sea…leche?

-Exacto.

Acto seguido se puso de pie. Mientras daba vuelta al escritorio la chica se fijo en su vientre, más grande que la última vez, redondo y con una camisa que ya le quedaba justa de tamaño.

Lucia de pie a la izquierda de Piper acaricio la mejilla de ella, mientras la rubia cerraba los ojos, para después besar su frente con gran ternura. Tras sentarse al borde del escritorio comenzó a desabrocharse la camisa.

La menudita observaba, con sus manos tomando sus rodillas, los dedos de su amante bajando mientras desvestía su torso. Al llegar al final se quito la camisa. Pudo contemplar su vientre abombado, sus pechos generosos y redondos, su piel desnuda. No tardo en quitarse el blanco corpiño.

Piper se puso de pie y, suavemente, rodeo con su boca el pecho izquierdo de la embarazada. Solo hizo falta apretar un poco con los labios para que la leche invadiera su boca y su cuerpo comenzara a calentarse. Lucía exhaló y apoyó una mano en su rubia nuca. Mientras mamaba y, de a momentos, pasaba su lengua por su pezón para tomar cada gota.

Durante un rato, en la oficina, solo se escucho la succión de la rubia. La boca de ella alrededor del pecho de la otra. La mano de la castaña acariciando su cabello. Y la embarazada suspirando y con los ojos cerrados.

-Ahora el otro corazón.

Ella obedeció y paso a mamar del pecho derecho. La dama, como antes, le acariciaba el cabello con la mano derecha además de rodearle los hombros con el brazo izquierdo.

Además de mamar tomaba el pecho entre sus manos. De piel cálida y tersa. Tan grande y suave que casi se “derramaba” entre sus dedos que no podían abarcarlos. Chupaba tanto que, cada vez, que separaba su boca del seno la leche se derramaba empapando su mentón.

Por un rato solo se escucho el chupeteo de la rubia y Lucy con los ojos cerrados suspirando de a momentos.

Cuando extrajo y bebió la última gota Piper apoyo, por unos momentos, su frente contra el pecho derecho. Se quedo así mientras bajaba unas manos hasta debajo de su pantalón para masturbarse. Las puntas de los dedos acariciando su clítoris de arriba a abajo y en círculos. Alimentarse de la farmacéutica la había excitado y hecho entrar en calor.

Mientras lo hacía Lucia la abrazaba contra sí. Escuchando su respiración acelerada hasta que, finalmente, emitió un largo gemido de placer mezclado con risas de chica alegre.

La futura madre tomo el rostro de su menuda amante. Su boca entreabierta, su piel cálida, su mirada tierna, su boca y mentón mojada de leche, sus ojitos claros. Le dio un largo beso en sus labios, saboreando su dulce y empalagoso sabor, su humedad y la leche que aún tenia. La chica le rodeo los hombros con los brazos y se besaron por un largo rato saboreando la boca de la otra. Aunque debía abrazarla un poco de costado por la prominente panza.

Algunas veces una con la lengua tocaba un poco los labios o la lengua de la otra. También revolvían el cabello de la otra.

Cuando separaron sus bocas Lucia enredo sus dedos con el cabello de Piper y, con mucha ternura le dijo.

-Te quiero Piper.

-Yo también.

Se quedaron unos segundos mirándose fijamente a los ojos, separadas por pocos centímetros.

-¿Como estas?-le pregunto la embarazada.

-Acalorada, saciada, agitada.

-También sonrojada, me gusta tu carita sonrojada-Sonrió y le dio un beso en los labios, las mejillas y uno más largo en la frente.- No me extraña que estés “saciada” bebiste hasta la última gota de mí.

-Si tú me dejas la despensa abierta, yo tomare.

La castaña tomo a la rubia de la mano para hacerla sentar. Mientras aquella caminaba un poco por su oficina está la seguía con la mirada. Lucy aun seguía con el torso desnudo, por lo que, la que la embobaba con sus grandes pechos y su vientre al descubierto.

-En unos días ya estaré de licencia. Podre estar en casa todo el tiempo que quiera.

-Bien por ti.

-¡Y a ti y a Victoria! Podre dedicarles más tiempo a ambas.

-¿En serio?-Pregunto con un tono de disimulada sorpresa.

-Obvio. En mi casa, en la suya, en otros lados. Podremos charlar largo y tendido, tomar té, ver películas, leer libros, jugar al ajedrez…también… ¿No sé si te parece correcto?

-¿Qué cosa?

-Quizás…solo quizás…besarnos, tocarnos, rozarnos, mamar de mis pechos y hacer el amor.

-Como quieras…señora.

-Jajaja.

-Otra cosa. ¿Estoy contratada?

-No lo sé. Tiene que ser una decisión consensuada con mi marido.-Cuando dijo la última palabra levanto una ceja.

Tras ponerse el corpiño/sostén y abrocharse la camisa se acerca a su compañera quien le tomó de las manos y se las besó.

-Toda una Dama Piper.

-No mas que tu.-Tras lo que le guiño un ojo y se puso de pie.

Finalmente la entrevistadora acompaño a la candidata a la entrevistada a la salida. La despidió con un beso en la mejilla y un:

-Hasta la próxima…-Y agrego en voz baja-Y que sea lo más pronto posible.

Dos Novias y Una Embarazada 2
5 (100%) 1 vote

10 thoughts on “Dos Novias y Una Embarazada 2”

  1. ¡Vamos! dos votos con 5 puntos y ningún comentario.
    No os cuesta escribir. Eso me motiva a seguir haciéndolo. No escribo para el vació.
    Pensar que dude de publicar estos relatos por el tema del tabú del sexo en el embarazo.
    Que sea un trio, homosexual con una mujer infidel (recuerden que Lucia esta felizmente casada) ya no molesta a nadie.

    1. Con este ya son tres comentarios, dos en el capitulo anterior, que usan el termino “extraño” o “raro”. Parace que tendre que dejar aparcada, por un tiempo, la lactancia erotica.
      ¡Pero no las embarazadas! Dicen que se vuelven muy libidinosas.

      A me cuesta mas seguir las tramas. En especial cuando hay mucha descripción de actos físicos sexuales y demás.

      Gracias por comentar.

  2. Muy bueno el relato ya quiero leer la primer parte. Una de mis fantasías preferidas pero nunca lo había pensado entre mujeres.

    Muy buena la parte en la que la rubia succiona el pecho de la madre, la ternura que hay entre ellas es hermosa, maternal y excitante.

    No hay como beber del calostro de una madre.

    Espero el episodio 3

    1. ¡Gracias! Me animan, estos comentarios, a seguir escribiendo.
      Lo mejor del comentario es que aprendi una nueva palabra:
      “calostro.
      Del lat. colostrum.
      1. m. Primera leche que da la hembra después de parida. U. t. en pl. con el mismo significado que en sing.
      Real Academia Española”

      ¡Habra tercera parte por supeust! ¿pero sera un duo Lucia-Victoria o un trio?

  3. Estoy siguiendo la historia y realmente ME ENCANTÖ!!! Es muy erótica, me hace calentar mucho y está muy bien contada. por favor no dejes de escribir. TE FELICITO

  4. No sé si es tabú, quizás es una fantasía poco común. A mi me gustan las embarazadas porque se ponen mas regordetas de todos lados, se ponen culonas y se les hinchan los pechos.

    ¿Vos por qué decís que es tabú? ¿Por el hecho de que llevan un niño adentro?

    1. Y si. Un tabu por llevar un niño en el vientre y otro por el miedo a hacerle daño al bebe durante el sexo. En principio el embarazo no es un impedimento para tener relaciones sexuales.
      Curiosamente, a la vez que resulta un tabu y que hay quienes no les va la idea de tener relaciones con una embarazada (inclusive el padre), suele darse que a las mujeres se les sube la libido y el deseo sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *