Si compartes SexoEscrito.com entre tus contactos, ¡ligarás más!

Fantasía lésbica: ¿Te atreves a jugar conmigo?

Si alguna chica de las que entran por esta web a leer fantasías sexuales tiene la fantasía lésbica de probar con otra chica, debes leer esto e imaginar lo que te escribo. Si eres chico seguro que también te pondrá muy caliente pensar en esta fantasía lésbica.

Estamos tú y yo en la cama, la descripción física de nuestros cuerpos es lo de menos, lo dejo a tu elección. Ya hemos hablado durante un tiempo y ambas sentimos la atracción por la otra. Por llegar a ese momento de fusionar placeres, el tuyo y el mío.

Hago que te tumbes bocabajo en la cama, que te coloques de la forma más cómoda para ti. Yo me retiro de tu lado unos instantes. Después lo siguiente que notas es tímidamente el roce de mis pelos por una de tus piernas. A continuación, mi pelo largo acaricia con suavidad tus piernas, ahora ya las dos. Desde los tobillos voy subiendo hacia tu cuerpo. Además puedes sentir por el colchón como me voy moviendo y la cama se va adaptando al cambio de lugar de mi peso.

Las caricias pasan de las piernas a la espalda y de repente tu cuerpo siente el contacto del mío. Tu piel es abrazada por la mía, me he subido encima de ti. Ahora tu cuello es el centro de mi deseo. Tumbada sobre tú lo único que hago es respirar despacio sobre tu cuello y esperar a que tu piel se erice y un escalofrío nazca y vaya hacia el brazo y la columna.

Vuelvo a moverme y ahora me coloco a cuatro patas sobre ti, con mis rodillas sujetando tus caderas y mis manos apoyadas junto a tus hombros. Cariñosamente te voy dando besos por la espalda. Voy haciendo una especie de caminito serpenteante hasta llegar a la parte baja de tu espalda. Ahí saco los dientes y los marco en uno de tus glúteos. Yo estoy bastante excitada con la situación y mi vagina hace rato que está emanando flujos. Así que me vuelvo a mover para ahora sentarme sobre ti. Poner mi pubis y vagina caliente y húmeda sobre tu delicada piel de la espalda. Te agarro del pelo de tu cabeza y lentamente voy deslizándome por tu espalda. Aprovecho la humedad de mi vagina para que lubrique y relaje la fricción de tu cuerpo contra el mío. A la vez que uso el resalto de tus vértebras como juguete para masturbarme y sentir más placer según froto mi clítoris contra tu cuerpo.

Esto lo hago varias veces, primero más lento y recorriendo tu espalda por completo. Después voy más rápido pero usando menos espacio, hasta que termino sentada sobre ti casi sin moverme del sitio pero frotándome más enérgicamente. Ahora sí que estoy más caliente y toca ponerte a ti igual de cachonda que yo. Así que me quito de encima de ti y me pongo otra vez a cuatro patas pero en dirección contraria a ti. Todo para poder ir lamiéndote la espalda y limpiando todos los fluidos que he estado dejando por tu piel. Comienzo en la parte alta de tu espalda y voy dirección hacia tu culete. Mientras voy lamiéndote puedes notar perfectamente como mis pezones duritos van arañándote. Al final llego a tus nalgas, paso mi lengua por el medio a la vez que con las manos te separo las piernas. Paro un segundo y me pongo detrás de ti, meto una mano por debajo de tu vientre y tiro hacia arriba de él. Para que termines estando en pompa o a cuatro patas, según tu experiencia sexual. Así vuelvo a pasar mi lengua por tu cuerpo, ahora ya si llego a tu vagina con facilidad. Juego con tus labios a la vez que con las ingles.

Justamente en este punto, es el momento de jugar y romper la barrera de la lectura, escribe en los comentarios cómo quieres que sigamos “jugando” en esta fantasía lésbica y lo pongo en el siguiente relato dentro de unos días ;).

¡¡¡Espero ardiente vuestros comentarios a esta fantasía lésbica!!!

 

Fantasía lésbica: ¿Te atreves a jugar conmigo?
Vota este relato

4 thoughts on “Fantasía lésbica: ¿Te atreves a jugar conmigo?”

  1. mmm deliciosa descripción que me va haciendo imaginar cada paso cada roce cada caricia, me va excitando igual que los labios se vuelven más atrevidos mas lujuriosos,,,,,,
    ¿Cómo sigue el juego?…. mmmmm,,,, la otra chica se vuelve y quedáis en un perfecto 69, hasta que se vienen una en la boca de otra,,,, y una de ellas pregunta si le gustaría conocer a su “amiguito” de silicona, su dildo que usa para consolarse cuando no está contigo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *