Entra en nuestras webcams de sexo. ¡Registro gratuito!
Minientrada

Mar de mares cubierto de pieles de sal de mar como si fuera la cápsula futurista que se lanza contra la torre gris del aburrimiento, y que tiene como objetivo la destrucción de todo aquello que no sea mar o, al menos, aguas saladas naturales; ya sean de origen vegetal, animal o humanas.

Es necesario lanzarse a la frotación de los pliegues que huelen a licores sementales como si fuera el fin del mundo para no dejar que la historia termine sin más, y los gemidos multirraciales y viscosos se conviertan en mares maravillosos de carnes con alta temperatura, y las fiebres suban hasta la cima del espasmo sin límite alguno.

Las palmas de las manos se enzarzan entre las nalgas, que desean encontrar el calor abrasador del mar hirviente como las gotas que caen cuando se rompen los globos terráqueos de la consciencia y todo se hunde en el caos más delirante, mientras los espíritus se liberan al son de los citares lejanos y repetitivos.

La perturbación vive al lado de la cuchilla delirante, que no tiene piedad ni con sus crías ni con sus sexos espontáneos; y tiene sabor rico el orgasmo parido en la boca del novato hijo de la inocencia.

No me repitas credos bíblicos nefastos y deja que fluyan los flujos germinales que tanto gustan a los cuerpos puros, que no saben de grilletes mentales y susurran entre las puertas, que chorrean por probar los mares convertidos en tsunamis arrasadores de toda peste, sotanas, cruces y aguas benditas; sólo existe un mar bendito, y es el que emana de los poros, de los falos, vaginas, vergas, coños y demás fuentes de vida eterna.

Partir los libros de historia en pro de una nueva mentalidad libre de silencios asesinos y enclaustradores.

Vota este relato

One thought on “Benditos Coños ( Poesía eroticopornosurrealista)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *