Desconfía de quien te pida el whatsapp y o cualquier red social

Todo ocurrió una tarde que estuve de vista en Sevilla. Fui a la ciudad para pasar unos días en ella y ver a un viejo amigo mío que estaba allí terminando unas investigaciones para su tesis doctoral. Mi visita era para darle ánimos y para conocer un poco mejor la ciudad, en la cual ya había estado varias veces con anterioridad.

Hola, quiero contaros una historia de sexo que me ha pasado gracias a Sexo Escrito. Antes de nada diré que los datos que los nombres que daré son falsos para que nadie se moleste y tampoco me molesten a mí.

Todo empezó cuando os descubrí en Twitter, debido a lo cual me interesé en eso de los relatos eróticos. La verdad es que luego he entrado en otros sitios de relatos eróticos, pero he de reconocer que ninguno me ha puesto tan cachonda como alguno de los relatos que aquí tenéis subidos.

Os voy a contar cómo fue mi primera vez en un coche. Resulta que a los 21 años me acababa de comprar un coche de segunda mano, el cual me compré fundamentalmente pensando en ir y venir del trabajo que tenía en aquella época, pero también, y sobre todo, pensando en cogerme todas las veces que quisiera a la que en aquella época era mi novia. Ella no sabía mis verdaderas intenciones, pero yo lo daba por sentado.

El glory hole era para mí algo desconocido hasta que no hace mucho leí aquí, en sexo escrito, un relato en el que una tía había follado como una perra en un local con glory hole. Por eso mismo, me interesé en el tema y pensé que sería buena idea follar de gratis, sin compromiso de ningún tipo. Busqué en internet para ver si por mi zona hay sitios de esos, y me encontré con la sorpresa de hay un bar que no llega a ser un puticlub, pero que tiene stripers y cuartos de baño con glory hole.

La mansión estaba habitada por el general de la zona, era una casa amplia con una gran sala a la entrada, a la derecha tras un pequeño salón se encontraba la familia desayunando. El marido hablaba cabreado sobre uno de los vecinos, ya que sospechaba que era culpable de una serie de violaciones acontecidas en la zona. Mientras su mujer procuraba que su hijo desayunase más deprisa, no sin dejar de escuchar a su marido.