Hay un total de 1360 usuarios registrados. Conócelos en el chat.

Hola, soy diego, soy de Valparaíso, Chile. Tengo 38 años y mi mujer Sofía 32, ambos típica pareja ardiente y fantasiosa… Nos gusta probar de todo en el sexo… ¡Incluso el intercambio de parejas en familia! Este primer intercambio de parejas en familia pasó un fin de semana muy frío en nuestra ciudad por la época de invierno. A mi mujerContinuar leyendo »

Sexo grupal en casa después de que hace unas semanas mi pareja y yo hiciéramos una fiesta casera con unos amigos. En realidad era una fiesta de parejitas. Hacía mucho tiempo que no coincidíamos todos por los típicos temas de trabajos, niños y esas cosas que todos tenemos. Hasta ese día, en el que por fin nos organizamos y se vinieron todosContinuar leyendo »

Tal y como os comentaba en este otro relato, mi mujer Lucía me había preparado por sorpresa un encuentro con una pareja swinger para tener nuestro primer intercambio de parejas. Después de haber tenido una sesión intensa de sexo, nos duchamos y comimos algo mientras bebíamos. Sin embargo, como no esperábamos que se quedasen a pasar la noche, pronto nosContinuar leyendo »

Nunca olvidaré aquel día de sexo anal en la playa porque además de ser mi primera vez haciendo nudismo, fue mi primera vez en un intercambio de parejas en la playa. Todo sucedió a finales de septiembre, cuando apenas había ya gente en la playa, mi novio y yo fuimos a pasar el día en la playa de Nerja (Málaga). Fuimos aContinuar leyendo »

Hola, esta es la primera vez que escribo algo, pero la verdad es que me he animado a contároslo porque he visto que estáis empezando a publicar relatos y como lo leerá poca gente pues no me da tanta vergüenza que lean.

Bueno, os diré que mi nombre es Pedro. Tengo 35 años y mi mujer se llama Lucía, de 30 años. Os quiero contar la primera vez que hicimos un intercambio de parejas mi mujer y yo, pues lo recuerdo como si hubiera ocurrido hace un rato.

Todo ocurrió hará un año más o menos, cuando Lucía se compró por sorpresa un consolador bastante grande. Yo me lo tomé bastante mal, la verdad, pero luego comprendí que era para utilizarlo mientras follábamos, pues le había picado la curiosidad por ver qué se sentía siendo penetrada por dos pollas. Pasaron los días y cada vez hacíamos más uso del juguete erótico de Lucía, hasta que una vez se le escapó en mitad de la follada que “ojalá fuera de verdad”, en alusión a la polla de plástico.