Si compartes SexoEscrito.com entre tus contactos, ¡ligarás más!

Parafilias, qué son y todo lo que necesitas saber

El término parafilia es bastante complejo de definir debido a que es un término en constante revisión al estar íntimamente ligado a las prácticas, convencionalismos y tabúes sociales referentes al sexo y a las formas de excitación que tiene el ser humano. Esto lo ilustra muy bien el hecho de que hasta finales de los años ochenta las parafilias fuesen conocidas como perversiones.

Valga como ejemplo de lo anterior que hasta mediados del siglo XX determinadas prácticas sexuales como la felación o la masturbación eran consideradas perversiones. Sin embargo, en la actualidad son prácticas sexuales completamente normales y comunes, por lo que ya no son parafilias.

Pero, ¿qué son las parafilias en la actualidad?

Hoy en día se tiende a definir como parafilia a las desviaciones sexuales consistentes en comportamientos sexuales atípicos y a excitarse con objetos de deseo poco comunes. No obstante, por poco atípico no podemos entender que sea perjudicial, aunque bien es cierto que determinadas parafilias sí que pueden ser perjudiciales para la salud.

En efecto, hay parafilias que entrañan riesgo para la salud, como la coprofagia o la coprofilia, incluso el masoquismo extremo. No obstante, la mayoría suelen ser inocuas pues, más que prácticas sexuales, suelen ser objetos de deseo –personas y cosas- con las que el parafilico-a se excita de una manera que de otra forma no lograría excitarse, como por ejemplo: el fetichismo, el travestismo, la podofilia (excitación por los pies).

No obstante, la clasificación de estas pautas de comportamiento sexual suelen clasificarse en parafilias típicas y parafilias atípicas. De este modo, las típicas son las que tienen una mayor incidencia en la sociedad actual y por lo general no son perjudiciales ni para los que las practican ni para sus objetos de deseo, aunque hay excepciones como la paidofilia, la zoofilia, el exhibicionismo y algunas más. Pero tal y como decíamos antes, por lo común no atentan contra otros ni contra uno mismo, como lo son la podofilia, el travestismo, el fetichismo, el masoquismo o la coprolalia.

Por su parte, las parafilias atípicas son pautas de comportamiento sexual menos comunes, aunque no por ello atentan contra los individuos. Por ejemplo, la urofilia, la escatología telefónica, la coprofilia o la flatofilia, entre otras.

¿Es malo tener parafilias?

Tal y como hemos comentado, no todas las parafilias entrañan riesgos ni atentan contra los individuos ni contra la ley, por lo que mientras no se traspase la línea de la legalidad y del bienestar de salud, no tiene por qué ser malo padecer alguna de ellas. Antes al contrario, es muy común padecer alguna de ellas y no saber ni tan siquiera que se es parafílico.

¿Tienen tratamiento las parafilias?

Si no es perjudicial para nadie, no tienes por qué obsesionarte y preocuparte por esas parafilias inocuas, simplemente disfruta sin atormentarte.

Si por el contrario sí que es perjudicial, nuestro consejo es que visites a un psicólogo o a un sexólogo y que él te evalúe. En función de la gravedad de la misma, puede que te remita al psiquiatra, aunque la mayoría de las veces puede ser tratada por un sexólogo, el cual te ayudará a través de la reeducación sexual.

A lo largo del tiempo iremos hablando sobre las distintas parafilias, pues el catálogo es amplio y en ocasiones hasta pintoresco. Así que si quieres saber más sobre ellas sigue visitándonos y puede que te lleves alguna que otra sorpresa.

Vota este relato
Imagen de perfil de Redacción SexoEscrito
Redacción SexoEscrito

Departamento de redacción y supervisión de contenidos de la red social de relatos XXX SexoEscrito.com. Cualquier duda relacionada con la edición y publicación de relatos XXX será resuelta por este departamento a la mayor brevedad posible.

6 thoughts on “Parafilias, qué son y todo lo que necesitas saber”

    1. En el sentido general del término, casi todo se puede considerar una parafilia en el momento que sea algo que te produce excitanción y no sea un hecho común en otras personas. Y sentir excitación sexual por ver las caderas de mujeres en principio es algo muy normal. 😛

  1. Buen texto!! Las parafilias es un universo enorme y veo muy acertado comentarlo por aquí, en cierto modo los relatos muchas veces se encargan de satisfacer de forma imaginativa esos fetiches difíciles de llevar a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *